¿Qué es la disfagia?

¿Qué es la disfagia?

La disfagia es la dificultad para llevar de forma segura los alimentos sólidos, líquidos, medicamentos e incluso la saliva desde la boca al estómago.

¿Qué problemas de salud puede causar?

  • Atragantamientos graves
  • Infecciones respiratorias
  • Deshidratación
  • Desnutrición
  • Muerte

¿Qué pasos hay que seguir si sospecho que tengo disfagia?

Lo primero que hay que hacer es dirigirse al médico de cabecera.

Si perteneces a una asociación, también tienes que contactar con el médico, logopeda, enfermero u otros especialistas en disfagia.

Adaptaciones durante las comidas:

  • Textura de los alimentos:

Los cambios de textura de los alimentos sólidos y líquidos deberán ser personalizados y pautados por médicos o logopedas.

  • Tamaño de los cubiertos:

Para garantizar la seguridad se deberá controlar la cantidad e alimento en la boca. Siendo a mayor cantidad mayor riesgo.

  • Productos de apoyo:

El uso e vajilla, cubiertos y otro tipo de materiales adaptados favorecerá la autonomía personal. Te informará sobre estas herramientas un terapeuta ocupacional.

Signos de alerta de disfagia

  • Tos durante o después de las comidas
  • Obstrucciones de las vías respiratorias
  • Neumonía o infecciones respiratorias recurrentes
  • Cambios en la voz, ojos llorosos y carraspeo recurrente
  • Mayor duración de las comidas
  • Dificultad de masticación, lateralización y rotación de la lengua
  • Sudoración, ojos llorosos, malestar
  • Babeo frecuente y/o mucosidad abundante
  • Degluciones fraccionadas
  • Dolor o dificulta para tragar
  • Dificultad para limpiar los restos de comida presentes en la boca
  • Regurgitación y reflujo nasal
  • Atragantamientos y/o aspiraciones
  • Cambio de hábitos alimenticios o rechazo de alimentos que antes eran aceptados
  • Cambio del color de las puntas de los dedos y los labios
  • Febrículas o infecciones respiratorias recurrentes

A continuación piensa sobre los siguientes enunciados y responde con “SI” o “NO”

  • Comer fuera de casa me supone un esfuerzo extra para tragar la comida y la bebida
  • La hora de la comida no es agradable, sino un momento que me produce angustia y estrés
  • Me resulta difícil tragar alimentos, bebidas o medicamentos
  • Siento dolor al tragar o que la comida se queda en la garganta
  • Babeo, toso o carraspeo después de tragar el alimento
  • He tenido infecciones respiratorias (continuos resfriados) o fiebres frecuentes
  • He perdido peso en los último meses

Si has respondido “SI” a alguna de las anteriores frases, consulta a tu médico o profesional de la salud más cercano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *