Inauguración del nuevo centro de día ‘Recuerdos’, en Huesca.

La Asociación Alzheimer Huesca ha inaugurado este viernes su nuevo centro de día ‘Recuerdos’, en el que ha duplicado prácticamente su capacidad de atención, pasando de 28 a 45 enfermos. La entidad ha ampliado también sus instalaciones (de 70 metros cuadrados a casi 400) y su plantilla (de 9 a 14 entre terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales y auxiliares para atención a los enfermos).

El presidente, Javier Lasierra, se ha mostrado emocionado por la apertura de este nuevo servicio, que ya ha superado las expectativas iniciales que tenían y que viene a complementar los recursos públicos del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón (Casa Aísa, Residencia Sagrada Familia y la Residencia Ciudad de Huesca). Pese a ello, ha subrayado que “todo es insuficiente porque solo por la pirámide de población que tenemos, el número de enfermos va a más cada día. Y eso que al menos la incidencia de la enfermedad, según las últimas investigaciones, se está parando”.

Al acto han acudido representantes de numerosas administraciones como el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, el presidente de la Comarca de la Hoya de Huesca, Jesús Alfaro, o la subdelegada del Gobierno, María Teresa Lacruz.

Ubicado en la calle José Antonio Llanas Almudévar números 2-4, ofrece un centro de día para personas con enfermedad de alzhéimer y otras demencias en situación de dependencia que está abierto de lunes a viernes, de 8.00 a 20.00, y que incluye también servicio de comida. Además, cuenta con una escuela de memoria que trata de frenar el avance de la enfermedad con un programa de envejecimiento activo para personas con deterioro cognitivo leve; y una zona de respiro con terapia ocupacional a la que acuden durante cuatro horas diarias para realizar actividades terapéuticas y fisioterápicas.

La falta de fondos ha obligado a la asociación a aparcar de momento la construcción de un centro propio –ahora están alquilados con opción a compra–, valorado en 2 millones de euros. El proyecto pretendía levantar un edificio de una sola planta con capacidad para atender 100 enfermos. Javier Lasierra ha asegurado que les gustaría seguir adelante “porque la necesidad está clara”, pero carecen de financiación. Además, van a tener que pedir una prórroga del acuerdo que firmaron en su día con el Ayuntamiento para obtener la cesión de una parcela en el polígono Puerta del Pirineo